Intervención con adolescentes

Es del dominio público el hecho de que la adolescencia es una etapa de la vida que suele ser convulsa debido a los grandes cambios mentales y corporales que se suceden constantemente. Es una época en la que el/la niño/a entra poco a poco en el mundo adulto, observando los conflictos que esto le puede reportar y desligándolo de la época tranquila y cómoda de la infancia. La desorientación, el miedo-tristeza, la rebelión, la provocación, la pasividad y la hiperactividad son algunos de los conceptos más utilizados en estas edades por parte de la sociedad, los padres y los propios adolescentes. Consideramos que, después de la infancia, la adolescencia es la edad más delicada e importante, ya que es el momento evolutivo en el que se instauran y consolidan los rasgos de personalidad y tendencias comportamentales, estrategias de afrontamiento de los problemas, etc. Por tanto, es clave trabajar en la consolidación o rectificación de estrategias de afrontamiento y habilidades vitales, así como consolidar creencias y valores, ayudar al muchacho/a a rodearse de un buen entorno y a consolidar una autoestima fuerte. Cualquier dificultad o trastorno trabajado en esta etapa puede evitar la cronificación o repetición en la edad adulta.

MentalPress

MentalPress