Blog

Artículos, noticias, y curiosidades sobre psicología y desarrollo personal

Terapia para tratar los celos en niños en Rivas

Cómo tratar los celos en niños

Los celos en niños son un sentimiento que tiene un origen natural. Surge cuando el niño se siente ignorado o desplazado. Es un sentimiento de frustración que les hace cree que ya son correspondidos emocionalmente por las personas a las que quieren. Por lo menos no de la forma en la que ellos necesitan o desean. No siempre los celos en niños son asociadas a la llegada de un hermano porque los niños sienten celos en muchas más ocasiones. Los niños se protegen y quieren seguir teniendo la misma atención.

En ocasiones habituales los niños se adaptan a los cambios que se producen pero en otros casos los celos suelen durar mucho tiempo y destruye la relación familiar. Estos celos derivan en envidia hacia la persona que el niño considera intrusa, alguien que le está quitando su espacio y tranquilidad. Lo considera un enemigo con el que pelea por el mismo sentimiento afectivo y pueden surgir otro tipo de problemas.

Causas que producen celos en los niños

Personalidad de los hijos
Los celos en los niños normalmente se dan entre hermanos pero también existen otros factores como son las características de los niños, que es un detonante importante a la hora de la aparición de los celos. Pueden ser características genéticas que en un futuro seguirán manteniendo como a la hora de tener una pareja o con los compañeros de trabajo. Los niños siempre construyen su propia realidad en base a lo que han vivido. Los padres tienen a darle más importancia al niño celoso pero en realidad eso no va a hacer que cambie su forma de ver las cosas o su realidad. Muchos niños utilizan esa conducta a su favor, haciendo el papel de victima para conseguir sus propósitos.

La edad del niño
Los celos en niños suele producirse cuando aun son muy pequeños entre los dos y cinco años. El momento más difícil se produce con la llegada del nuevo hermano, cuando en niño más apego muestra a sus padres, como quien quiere marcar territorio. Es una nueva situación que el niño tiene que aceptar y lo normal es que con el tiempo esos celos desaparezcan a medida que el niño se vaya haciendo mayor. Cuando estos celos ya tornan a malestar familiar, ya hablamos de celos patológicos, que es una característica interna del niño.

Personalidad de los padres
La forma en la que los padres educan a los hijos y el entorno familiar con muy importantes. Dentro de los hogares en los cuales los padres no hacen distinciones entre hijos y hay una comunicación abierta e igualdad, es complicado que existan riesgos de celos en los niños.Cuando la atención hacia los hijos se centra en unos hijos determinados conlleva a la aparición de los celos. Cuando los niños son extrovertidos, alegres o con mejores recursos sociales que suelen acaparar la atención con mayor facilidad que alguno de sus hermanos. En estas situaciones, que estos niños reciban de forma natural mayor atención de las otras personas.

Factores ambientales
El niño va formando su personalidad a través del ciclo de su vida, con las experiencias que vive y la educación que recibe. Por ello el prestar tanta atención a los niños como no prestarla ambos pueden desembocar en celos y otras manifestaciones conductuales.

Características de los celos en niños

  • Cambios en la forma de alimentarse, como por ejemplo disminución del apetito o incluso rechazo de sus comidas favoritas. También se producen cambios en el sueño, como el insomnio.
  • Infelicidad, llorar sin motivo alguna y signos de tristeza que con manifestaciones verbales porque no se sienten tan queridos como ellos desearían.
  • Las expresiones verbales y gestuales cambian, los niños comienzan a comportarse de manera más infantil, como es el caso de chuparse el dedo.

Consejos para tratar los celos en niños

  • Debe existir un equilibrio dentro del hogar respecto al trato de los hijos. Nunca debe haber preferencias, ni hacer comparaciones entre ellos.
  • Tener en cuenta siempre las cosas positivas que haga y no echarle siempre en cara las negativas.
  • Pasar más tiempo en familia, con actividades para fomentar la comunicación y confianza entre los miembros. Debes ayudar a los niños a que expliquen como se sienten y así poder entenderlos.
  • Las relaciones de hermanos tiene su propio rumbo o camino, es decir, que si el clima dentro de la familia es tranquilo y equilibrado llegara un punto en que serán superados y no habrán más problemas.

Cuando la situación empieza a afectar a la tranquilidad de toda la familia, es el momento de acudir a un experto. En cenit le ayudamos a solucionar todos los problemas relacionados con los niños, nuestro equipo de psicólogos expertos estudiará su caso a fondo, para poder darle la mejor solución  al problema.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *