Categoría: Estrés

Trastornos del sueño

Las pesadillas y terrores nocturnos son dos tipos de parasomnias que afectan al adecuado ciclo del sueño y pueden llegar a ser muy trastornantes cuando se vuelven crónicos.

A pesar de ser frecuentes durante la infancia, es habitual también en la edad adulta. Todos nosotros podemos padecer pesadillas o terrores nocturnos de manera puntual. Normalmente, coinciden con momentos complicados, de mucha ansiedad y agitación.

Aunque a primera vista ambos tipos parezcan similares, lo cierto es que son diferentes en tipo, causa y consecuencias.

Las pesadillas son despertares repetidos durante los períodos de sueño, provocados por sueños terroríficos y prolongados. Cuando hemos tenido una pesadilla y nos despertamos, recuperamos la noción del tiempo y el espacio, somos capaces de orientarnos. Recordamos la pesadilla que hemos tenido y sabemos que ha sido precisamente eso, un sueño. Leer más

ansiedad-terapia-psicologica-cenit

Enfermedad: cuando te obsesionas con no padecerlas

La ansiedad por enfermedad se caracteriza por preocupación por padecer o contraer una enfermedad grave. Le suele ocurrir a personas mayores, pero también puede presentarse en personas de todas las edades. Se manifiesta en comportamientos excesivos y repetitivos designados a cuidar del bienestar físico.

En el sujeto que lo padece, no existen síntomas somáticos o, si están presentes, son únicamente leves. En caso de existir otra afección médica o un riesgo elevado de presentarla (p. ej., antecedentes familiares importantes), la preocupación es claramente excesiva y desproporcionada.

En general, el individuo muestra un grado elevado de ansiedad acerca de la salud y se alarma con facilidad por cualquier signo de afección médica. Leer más

Vivir o sobrevivir. Estilos de vida

Mi amiga Elisa lleva varios meses preocupada porque dice que no sabe qué quiere hacer en la vida. Me cuenta que anda un poco perdida.

Se siente un poco frustrada porque se ve con muchas ganas por hacer algo, pero aún no ha decido el qué. No ve claro el camino que quiere seguir, aquello con lo que se identifique.

Está cursando el segundo curso de un grado superior y se ha dado cuenta de que no le llena tanto como esperaba al principio. Dice que no le motivan las salidas laborales que le ofrecen esos estudios.

En lo que más insiste es en su historial con los hombres. Ella no es una chica a la que le gusten los ligues de una noche. Ha intentado tener una relación con varios chicos, pero todas salieron rana. Cuando está más alicaída por el hecho de no tener novio, yo le pregunto que por qué quiere a toda costa tener una pareja. Me cuenta que ve a su alrededor (en sus amigos, en sus vecinos o en sus hermanos) parejas sanas y felices, y que ella también tiene derecho a vivirlo. “¿Hay algún chico en especial que te guste? ¿Con el que quieras estar?”, le pregunto yo. “En realidad no. Pero quiero sentir que tengo a otra persona a mi lado, que me quiera de un modo diferente a como te quiere un amigo”, me responde ella. Leer más

El estrés del cuidador

En los casos de demencia u otras enfermedades del envejecimiento, como la enfermedad de Alzheimer, la terapia psicológica no se limita solo a la persona afectada por la enfermedad, sino también a los cuidadores informales (en caso de que los haya) y éstos pueden sufrir estrés.

El cuidador informal es la persona que se encarga de atender al enfermo en su casa, en su día a día sin tener, a lo mejor, conocimientos de Psicología, Enfermería o Medicina. Nos referimos al hijo, hija, hermano, esposo, mujer, etc., del enfermo, que le cuida y le atiende. Leer más