Blog

Artículos, noticias, y curiosidades sobre psicología y desarrollo personal

cenit psicología terapia adicciones tecnológicas

Internet ¿Nueva adicción o puerta para otras adicciones?

Hasta donde sabemos, Internet y las nuevas tecnológicas (teléfono móvil, televisión, tablets, consolas y videojuegos) son dispositivos muy disponibles, con una interminable lista de aplicaciones y cosas que hacer con ellos, los cuales nos acompañan en todo momento a lo largo del día: en casa, en el trabajo, en el metro, en el coche, en nuestro tiempo libre, etc.

A la vez, todos ellos han demostrado ser potencialmente adictivos y generar en los usuarios patrones negativos de uso, estando presentes en la causa de muchos problemas de fracaso escolar y laboral, insomnio o pérdida de dinero, como ya se observó anteriormente con las tragaperras y demás adicciones comportamentales, entre ellas el juego de apuestas, las compras compulsivas y el sexo.

Estos comportamientos adictivos son ahora mucho más fáciles de ejercer, dado que todos nosotros tenemos conexión a Internet y a páginas de apuestas on-line, pornografía, compras de todo tipo de productos…

El debate que se planeta a este respecto es el siguiente: ¿es Internet una nueva adicción o es un medio que ha facilitado la propagación de adicciones ya conocidas? ¿La adicción a la pornografía es diferente de la adicción al sexo previa a la existencia de Internet? ¿Ocurre lo mismo con el juego en bingos virtuales y las máquinas tragaperras? ¿Y las apuestas deportivas, las compras por catálogo, las subastas on-line?

Lo cierto es que el acceso a este tipo de páginas ha permitido que muchas personas desarrollen problemas de ludopatía y juego patológico, entre otras.

Sin embargo, Internet es una herramienta cuya bondad o maldad depende del uso que de ella demos nosotros, los usuarios. Por este motivo, se considera que la verdadera adicción a Internet es aquel comportamiento problemático que se centra en navegar por él, visitar páginas, usar aplicaciones de comunicación o videojuegos on-line, mostrando el usuario criterios de tolerancia (necesidad de estar conectado cada vez más tiempo) y abstinencia (malestar cuando no se puede realizar la conducta). Es el denominado Uso Problemático de Internet (PIU, según sus siglas en inglés).

Por su parte, el juego de apuestas (p. ej., las apuestas deportivas o bursátiles on-line) se sigue considerando como el tradicional juego patológico, si bien a través de la conexión a Internet. En este caso, Internet no sería el elemento adictivo, sino la manera de realizar el comportamiento de jugar o apostar dinero.

Por desgracia, esta diferencia no está del todo consensuada, ya que las nuevas tecnologías son una realidad muy reciente y la investigación tiene la labor de ponerse al día para clarificar este tipo de asuntos de importancia social.

 

A. Amores

Colaborador de CENIT Psicología

¿Qué opinas?