Blog

Artículos, noticias, y curiosidades sobre psicología y desarrollo personal

el amor y las relaciones sanas terapia pareja cenit rivas

Tipos de amor

¿Qué es el amor? ¿Por qué nos enamoramos? ¿Y de quién? ¿Qué tiene el amor de las parejas que duran toda una vida juntos? ¿Por qué a alguien a quien quise le fui infiel? ¿Por qué hay parejas que acaban en violencia?

El amor podría definirse como una actitud mantenida hacia otra persona particular que implica una predisposición a pensar, sentir y comportarse de una determinada manera con dicha persona. La tendencia hacia esa persona depende del tipo de actitud; en suma, del tipo de amor. El amor tiene una doble motivación (biológica y social): nace de necesidades básicas y es relevante puesto que resulta adaptativo, ya que permite la reproducción y la supervivencia; sin embargo, necesita de sociedad. Es un fenómeno cultural que los individuos aprenden, tanto a entenderlo como a manifestarlo, de una determinada forma. Independientemente del tipo de amor, parece ser que existen unos componentes básicos: intimidad, pasión y compromiso. Según el peso de cada uno de ellos, se podrá desarrollar un tipo de amor u otro.

El amor erótico. En él, predominan los componentes de pasión y compromiso. Es una relación sensual y de alto contenido sexual. Las personas sienten una alta atracción física el uno por el otro. El concepto flechazo es usado para explicar el inicio de la relación. La actividad sexual es rápida, muy frecuente e intensa. Son relaciones que no suelen mantenerse estables.

El amor amistoso o compañero. En él predominan los componentes de compromiso (en primer lugar) e intimidad. La relación nace del entendimiento mutuo, de manera progresiva, casi sin darnos cuenta. Las relaciones sexuales son satisfactorias pero pasan a un segundo plano.

El amor lúdico. La relación se centra en el componente de la pasión, sin el compromiso del amor erótico. Es un tipo de relación que busca, primeramente, la diversión y el sexo. Son relaciones esporádicas, inestables y muy variables. Coloquialmente, hablamos de los Donjuanes, tanto ellas como ellos, de quienes tienen “un amor en cada puerto”.

El amor altruista. Es un amor desinteresado, universal, centrado en la otra persona. El compromiso y la intimidad son los componentes preponderantes en esta relación, habiendo hueco para la pasión y el deseo sexual del amor erótico y la diversión del lúdico. Se basan en la máxima de “hacer cualquier cosa por el otro”. Es, posiblemente, el tipo de amor más difundido en novelas, películas, etc., como amor romántico.

El amor maniático u obsesivo. Agitación, nervios, ansiedad, control, posesión… éstos son los sentimientos más frecuentes de tal relación. Podría decirse que impera el componente de pasión, pero no en sentido de deseo sexual, sino en el de posesión y fijación absoluta por la otra persona. Es el mejor candidato para la aparición de celos y dominio.

El amor pragmático. Es un amor “por catálogo”, razonado en base a los pros y contras de tener una relación con otra persona, según nuestra compatibilidad. No es un amor fío ni utilitario; una vez “seleccionado el candidato”, se abre la puerta a la intimidad y el compromiso entre ambos.

A. Amores

Colaborador de CENIT Psicología

¿Qué opinas?