Blog

Artículos, noticias, y curiosidades sobre psicología y desarrollo personal

El peligro de ignorar tu estado emocional.

Superar una crisis emocional

Uno de los mayores problemas del ser humano, es que tenemos una habilidad excepcional para seguir adelante pase lo que pase. Muchas veces mantenemos esta actitud frente a los problemas cotidianos durante décadas sin permitirnos canalizar nada. Es por ello que a veces se produce una crisis emocional.

Por lo general lo percibimos como algo negativo, y es normal. Suele ser la consecuencia de habernos sentido mal durante mucho tiempo. Mientras lo padecemos nos sentimos mal y cuando le sucede a un ser querido, vemos cómo exterioriza su sufrimiento. No obstante, en muchas ocasiones son inevitables. Hay que padecerlos para procesar todo lo acumulado. En este artículo te explicamos por qué ocurren, de qué formas pueden exteriorizarse y cual es la mejor manera de pasar por ellos.

Qué es un colapso emocional

Entendemos por crisis nerviosa o emocional una especie de explosión repentina causada por sentimientos reprimidos. Lamentablemente, expresar lo que sentimos sigue siendo algo poco aceptado en muchos contextos sociales. A veces incluso entre amigos. Pasamos nuestros días absorbiendo estrés, conflictos con jefes, compañeros, parejas…

Compartir todo lo que estos problemas nos hacen sentir no nos parece una opción. Pasamos por todo esto durante mucho tiempo, muchas veces reaccionando con poco más que un pequeño tic en el ojo. Hasta que un día, para nuestra sorpresa y la de todos a nuestro alrededor, nuestra mente se rompe.

 

De qué formas puede exteriorizarse

Podemos exteriorizar todo lo que sentimos de diferentes formas: Quizá de repente no podemos levantarnos de la cama, caemos en una depresión, desarrollamos una ansiedad social que nos consume, dejamos de comer o comemos compulsivamente, perdemos el control de una parte de nuestro cuerpo o llevamos a cabo actos que difieren enormemente de cómo creíamos ser. (Debemos tener en cuenta, no obstante, que aun siendo nuestras acciones causa de un colapso emocional, seguimos siendo absolutamente responsables de todo lo que hagamos).

Estas y muchas otras consecuencias pueden darse a causa de una crisis emocional. Metafóricamente, es como si una parte de nosotros mismos que no controlamos bien atravesara un palo entre los radios de la rueda que nos hace funcionar.

 

Qué tendemos a hacer ante una crisis emocional

Como es de esperar, un problema de este tipo resulta un gran inconveniente para todos. Nuestro principal deseo cuando nos ocurre algo así es que se pase. Cuanto antes. Volver a la normalidad, poder ir al trabajo, sentirnos bien. Vivimos en la época de la inmediatez, y lo que más rápido puede subsanar esta urgencia que sentimos por recuperarnos es la medicación.

No obstante, el abuso de esta solución, sobretodo cuando son posibles otras opciones más tolerantes con nuestra fisiología y nuestras emociones, puede acarrear otras consecuencias: cuando aplacamos las consecuencias de un colapso emocional con medicamentos, estamos interrumpiendo el proceso de curación que nuestra propia mente nos ha impuesto.

 

Qué deberíamos hacer ante una crisis emocional

Una crisis emocional no deja de ser el intento de una parte de nuestra mente por inducir a la otra parte a un proceso de autodesarrollo que hasta el momento no ha sido posible. Es, dicho de otra manera, un periodo de recuperación que nuestra mente fuerza a través de la imposición de un estado que a nosotros nos parece de enfermedad.

 

Intentar no medicalizar el problema

El peligro de recurrir a los medicamentos, tal y como comentábamos anteriormente, es que interrumpimos este proceso natural de recuperación mediante la química. Antes de optar por esta solución, debemos considerar otras opciones. Existen, y aunque puede que sean menos inmediatas, son más tolerantes con nuestra fisiología y nuestros sentimientos.

La causa del problema ha sido el no permitirnos sentir. Al usar medicinas, de nuevo nos estamos negando la nececesidad procesar nuestras emociones.

Habrá casos, no obstante, en los que quizá los medicamentos sean indispensables, pero debemos dejar que ese juicio corra a cargo de un profesional; un psicólogo, psiquiatra o terapeuta.

 

Recurrir a un psicólogo o psicóloga

Ante todo de este tipo colapsos debemos aprender. El motivo por el que han ocurrido es porque quizá no hemos reflexionado durante años. La introspección y el autoanálisis es algo que se puede aprender. La terapia y la psicología es una herramienta fundamental para aprender a ser introspectivo. De esta manera, aprovecharemos estos periodos para comprendernos y extraer algo de un periodo difícil.

Un psicólogo o psicóloga es un profesional capaz de ayudarnos a entendernos a nosotros mismos. Es un guía cuya ayuda nos enseñará a hallar la raíz de lo que ha causado nuestro caso. Y, lo más importante, nos dará las claves para aceptar y procesar nuestras emociones sin hacer uso de medicamentos (excepto en casos más extremos en los que sea indispensable).

En CENIT Psicología Rivas contamos con un equipo de psicólogos preparados para escuchar tu caso personal y escucharte. Casi nunca se acude a consulta antes de que estos colapsos ocurran. Empezar a ir antes de que tengan cabida es una buena forma de trabajar en prevenirlos.

Acoso Laboral Mobbing

Mobbing: Identificar y solventar el acoso laboral

Comúnmente conocido por el término inglés mobbing, el acoso laboral es una es una problemática a la que muchas personas deben enfrentarse en el trabajo. Este acoso suele venir de la mano de uno o varios hostigadores pertenecientes al mismo ámbito laboral que la víctima. Su objetivo es producir sentimientos negativos en la víctima como miedo o desánimo.

Podría decirse que el mobbing es el equivalente al bullying que sufren muchos niños y adolescentes en los colegios e institutos, pero en el ámbito laboral. En este artículo te damos las claves para identificarlo y lidiar con ello.

Tipos de mobbing

El acoso laboral puede darse a diferentes niveles y desde diferentes enfoques. En ocasiones puede ser difícil identificar ciertos actos como mobbing, ya que a menudo presenta características diferentes. Algunos de los tipos de mobbing son:

Según la posición jerárquica

Acoso horizontal

Es el acoso que se produce por parte de semejantes o personas que desempeñan cargos al mismo nivel que el de la víctima. Es decir, los hostigadores en estos casos son compañeros de la víctima.

Acoso vertical ascendente

En este caso los hostigadores son los subalternos. Se da generalmente por parte de grupos de personas hacia alguien que tiene un cargo o puesto superior.

Acoso vertical descendiente

En estos casos el acoso viene dado por personas en cargos superiores a los de sus víctimas. Es decir, por parte de los jefes. A veces se conoce a este tipo de acoso con el término inglés bossing.

Según el objetivo

Mobbing estratégico

Este tipo de acoso laboral se caracteriza por ser parte de la estrategia de la empresa. El objetivo suele ser que el acosado renuncie a su contrato de forma voluntaria. De esta manera, la empresa no tiene por qué pagarle indemnización alguna al despedir a la víctima.

Mobbing de dirección o gestión

En estos casos el acoso viene dado por la dirección de la empresa y suele deberse a que se quiere prescindir de un trabajador poco sumiso, a que se quiere imponer una situación de esclavismo laboral o por motivos personales de un jefe contra otra persona (ya sea por envidia, por haberle dejado en evidencia…).

Mobbing perverso

Este tipo de acoso no tiene un objetivo laboral, sino que las causas suelen tener que ver con la personalidad o las dinámicas malignas del hostigador u hostigadores. Este tipo de mobbing es peligroso porque son pocas las medidas laborales que se pueden implantar para solventarlo. El hostigador en estos casos actúa sutilmente y suelen ser personas con amplias capacidades sociales para ganarse la confianza de la gente.

Mobbing disciplinario

Con este tipo de acoso se pretende que la víctima acepte que tiene que adaptarse a lo que se le pide y que habrá consecuencias nefastas si no lo hace. El objetivo principal es infundir miedo tanto en la víctima como en el resto de compañeros que ven lo que les puede suceder también a ellos. De esta manera, nadie se atreve a llevarle la contraria al superior.

Consejos para lidiar con el mobbing

Algunas de las claves que desde CÉNIT te damos para lidiar con un problema así son:

  • Realiza todas las comunicaciones en el trabajo mediante correo electrónico y exigir que se comuniquen contigo de la misma manera. Así siempre quedará un registro en la red de todo lo que dices y de las instrucciones que recibes.
  • Guarda toda la documentación y pruebas que puedan demostrar que existe una situación de acoso. Hacer capturas de pantalla, guardarlo todo en una memoria USB…
  • No tomes medidas que sean ilegales.
  • Comparte tu problema con familia y amigos.
  • Intenta no reaccionar ante insultos o provocaciones. Es difícil, pero mantener la calma puede marcar la diferencia. Recuerda que tus reacciones viscerales pueden volverse contra ti.
  • Anota en un diario o agenda lo que va pasando día a día. Tanto las hostigaciones como las emociones que estar provocan en ti.
  • Si fuera necesario, graba situaciones. Cuidado con esto porque puede tener efectos legales negativos contra ti, pero podría interesarte grabar ofensas verbales para defenderte. Tan solo no subas el contenido a la red y asegúrate de que tú aparezcas o se te oiga en la grabación.
  • Intenta no compartir el problema con compañeros de trabajo. A veces no pasa nada si se lo cuentas a un compañero de confianza, pero en estas situaciones hay que tener cuidado de todo el entorno.
  • Pide ayuda profesional, compartir tus problemas con un psicólogo o terapeuta que pueda guiarte a través de esta experiencia puede ayudarte considerablemente. En CÉNIT contamos con un amplio abanico de profesionales que pueden ayudarte. No dudes en contactar con nosotros, queremos escuchar tu caso.
  • Pide la baja si la situación no mejora y te está haciendo daño. Guarda todos los partes de baja e informes médicos.
  • Toma acciones legales, siempre después de haber informado a la empresa de la situación habiendo aportando pruebas.
Dislexia y sus dificultades

Identificar y tratar la dislexia

Qué es la dislexia

La dislexia es una dificultad del aprendizaje que supone una alteración de la capacidad para leer y escribir que se suele detectar durante la niñez. Esto supone una dificultad añadida en el proceso de aprendizaje y, evidentemente, puede afectar al desarrollo de otras actividades además de la comprensión lectora, como a la ortografía, la escritura o las matemáticas. No obstante, no debería confundirse con ninguna discapacidad psíquica. 

El principal problema de la dislexia es que no es compatible con el sistema educativo normativo, ya que todos los contenidos se imparten mediante el código escrito.

Factores indicativos de dislexia

Es más fácil detectar la dislexia en edades tempranas, ya que es cuando se desarrolla la habilidad del lenguaje.

Algunos de los factores o síntomas pueden ser: desarrollo tardío del lenguaje, dificultad para aprender letras y números, lectura en espejo, dificultades motrices y de equilibrio, confusión de la derecha y la izquierda.

No obstante, si se sospecha que un niño o niña puede padecer dislexia, lo mejor es llevarle a terapia. Cuanto antes sea diagnosticado, antes se podrá actuar en consecuencia a esta dificultad.

 

De los 6 a los 7 años

Algunos de los factores detectables a esta edad pueden ser: desarrollo tardío del lenguaje, Didificultad para aprender letras y números, lectura en espejo, dificultades motrices y de equilibrio, confusión de la derecha y la izquierda, problemas conductuales debido a la frustración, falta de atención y aumento de la actividad.

De 6 a 12 años

Dificultades para leer, problemas para pronunciar palabras nuevas, trasposición de letras, inversión de letras, números y palabras al escribir, dificultad para pronunciar bien algunas palabras, escritura en espejo.

De 12 a 16 años

En estas edades la dislexia puede afectar mucho a nivel de autoestima. Normalmente estos adolescentes evitan leer en voz alta, sufren problemas de concentración y le cuesta socializar y adaptarse a ambientes nuevos.

De 16 a 20 años

Es raro pasar por alto un caso de dislexia antes de los 16 años, no obstante, quienes padecen dislexia no tratada en este rango de edad suelen tener dificultades para orientarse y aprender a conducir, aprender otro idioma, expresarse, entender bromas o juegos de palabras y consecuentemente, problemas para socializar.

 

Cómo tratar con niños con dislexia

Lo primero y más importante será informar al niño o niña sobre la dificultad que padece. Esto habrá que explicárselo de manera clara y con tacto. El principal objetivo es que él conozca qué es lo que le pasa, no que se sienta mal por ello.

A estos niños se les debe enseñar a identificar cuándo la dislexia puede suponerles un obstáculo y cuándo y cómo deben pedir ayuda sin sentirse mal por ello.

En casa deben sentirse apoyados y comprendidos; su entorno debe saber reconocer su esfuerzo y sus dificultades.

 

Personalidad de un niño con dislexia

Las circunstancias de su condición propician que estos niños y adolescentes se sientan diferentes y fuera de lugar. La dislexia no afecta solo al ámbito académico y al proceso de aprendizaje. También puede suponer una dificultad muy dolorosa a la hora de socializar y adaptarse.

Por poner un ejemplo, los niños y adolescentes con dislexia pueden tener problemas para entender chistes y juegos de palabaras. Esto puede transformar los ámbitos sociales corrientes en auténticas fuentes de inseguridad. Pequeños eventos como estos van mermando su autoestima y cada vez les es más complicado adaptarse a nuevos entornos.

Los niños y niñas con dislexia tienden a ser muy sensibles debido a la inseguridad que les puede producir socializar o realizar actividades como leer en alto en el colegio.

 

Terapia para niños con dislexia

Para el tratamiento de este trastorno es necesario un psicólogo o psicóloga especializada. Estos profesionales (psicólogos, terapéutas…) les enseñarán a desarrollar estrategias de apoyo para la lectura y la escritura.
Pero la terapia no acaba ahí, es fundamental el apoyo familiar en casa. El entorno será la mayor fuente de motivación para estos niños. En casa deberán fomentarse actividades que con las que puedan reforzar la confianza en sí mismos como deportes o manualidades.

Tanto en el ámbito académico como en casa, los niños con dislexia deben sentirse comprendidos y recibir una atención especializada que se adapte a su dificultad y a sus necesidades de aprendizaje.

En CÉNIT Rivas contamos con un equipo de psicólogos expertos especializados en casos de dislexia en niños. No dudes en contactar con nosotros para contar con nuestro apoyo.

Vivir con ansiedad

Terapia para superar la ansiedad

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es un estado de agitación natural que se convierte en un problema cuando se padece de forma desmedida o durante tiempo prolongado:

 

¿Qué tipos de trastornos de ansiedad existen?

Existe una variedad muy amplia de formas y trastornos en los que este problema puede exteriorizarse.
Algunos de los más conocidos son el trastorno de ansiedad social, el trastorno obsesivo compulsivo, el trastorno de estrés postraumático, la agorafobia o fobias específicas.

Evidentemente, cada una de estos trastornos necesitará un enfoque concreto, pues aunque en todos esté presente el estado de agitación y nerviosismo, las causas y la situación personal de cada paciente varía y es necesario un tratamiento psicológico personalizado.

 

¿Cómo sé si sufro algún problema de ansiedad?

Estos desórdenes son difíciles de detectar porque los síntomas a menudo se confunden con miedo o nerviosismo. Algunos de ellos pueden ser:

Taquicardia, palpitaciones, opresión en el pecho, falta de aire, temblores, sudoración, molestias digestivas, náuseas, vómitos, el conocido «nudo» en el estómago, desórdenes alimenticios, tensión y rigidez muscular, cansancio, hormigueo, sensación de mareo e inestabilidad.

Si se padece ansiedad, estos síntomas son especialmente difíciles de controlar y se prolongan en el tiempo. Pueden ser causados por factores muy concretos o aparecer generalizados y sin motivo aparente. En caso de duda lo más recomendable es acudir a terapia y recibir un diagnóstico de un psicólogo o psicóloga.

 

¿Cómo actuar frente a un ataque de ansiedad?

Los ataques de pánico o crisis de ansiedad son períodos en los que se padece un intenso temor y malestar. Suelen durar de 15 a 30 minutos y nunca más de una hora.

Lo más importante durante una de estas crisis es reconocer que se trata de un ataque de ansiedad y que tendremos que pasarlo. Es mejor no intentar controlarlo porque probablemente eso solo consiga que nos desesperemos más. No es recomendable huir del lugar en el que nos encontramos. Tampoco debemos realizar rituales de ningún tipo para no terminar convirtiéndonos en esclavos de costumbres sin sentido.

Lo mejor será buscar un lugar cercano a donde nos encontramos. Algún sitio donde podamos sentarnos hasta que el ataque de pánico haya pasado. Debemos recordar que la única opción es padecerlo y que intentar luchar contra el ataque no hará que dure menos.

 

Consejos para reducir la ansiedad

Hay algunas medidas sencillas que podemos tomar para ayudar a nuestra mente a reducir la ansiedad:

No recurrir a sustancias nocivas

Aunque pueda parecer que el tabaco, algunas drogas o el alcohol ayudan a controlar la ansiedad, no es así. A la larga solo empeoran el problema. Con estas sustancias enseñamos a nuestro cuerpo que la única manera de relajarse es consumiéndolas. Esto es bastante peligroso, pues podría causar o agravar adicciones.

La cafeína, aunque en menor medida, también puede ser perjudicial. El café y algunas bebidas cafeinadas alteran levemente el sistema nervioso, lo que puede propiciar la aparición de crisis de ansiedad.

Ejercicio físico regular

El ejercicio físico regular, no obstante, es muy recomendable para mantener la mente despejada y el cuerpo relajado. Una buena opción es practicar yoga, una disciplina en la que se trabaja tanto el cuerpo como la mente y con la que se aprenden técnicas de respiración y relajación. El yoga es el complemento perfecto de la psicología para la superación y la prevención de este tipo de trastornos.

 

Meditación

Es una técnica muy ligada al yoga y a la psicología. Si bien es verdad que iniciarse en la meditación con un trastorno de ansiedad es complicado, una buena forma de hacerlo es a través del yoga.

Con la meditación enseñamos a la mente a relajarse y a reaccionar con mucha más serenidad ante estímulos detonantes. Es por esto que puede ser una gran ayuda para la ansiedad.

Empezar a practicar meditación puede suponer una fuente de frustración para muchas personas, pues consiste en técnicas de relajación e introspección nada sencillas. El yoga combina la meditación con el ejercicio moderado de manera que se entrena tanto el físico como la mente. Sin darnos cuenta nos iniciamos en el camino de la meditación. Un motivo más para considerar el yoga un complemento para el proceso de superación de la ansiedad.

Acudir a terapia para tratar la ansiedad

Cada paciente necesitará un enfoque terapéutico personalizado, pero hay algunos hábitos que pueden contribuir a mejorar; una dieta saludable, el ejercicio físico y la meditación contribuyen positivamente en superación de uno de estos trastornos.

Además, aunque en muchas ocasiones se evita la terapia, lo cierto es que la ayuda profesional suele convertirse en el pilar fundamental que sustenta la superación de un trastorno de ansiedad.

La terapia le proporciona las herramientas al paciente para identificar el punto de origen de su problema. En CÉNIT contamos con un equipo de psicólogos expertos que pueden ayudarte a entender cómo funciona la ansiedad y a ir reduciéndola poco a poco hasta hacerla desaparecer.

No dudes en contactar con nosotros si crees que tú o alguien de tu familia necesita ayuda para superar un problema de ansiedad; desde CÉNIT queremos ayudarte.

Cómo mejorar la autoestima en adolescentes y los mejores consejos para aumentar esa autoestima con psicología

Cómo mejorar la autoestima en adolescentes

Como hemos mencionado en anteriores ocasiones, la adolescencia es un período difícil, ya que este un niño deja de serlos para adentrarse en un mundo más  maduro. Es un período muy complicado en el cual los padres deben saber cómo orientar a sus hijos para que vayan por el buen camino y no se desvían hacia un lugar que no deseamos. También hay que establecer unos límites y saber cómo mejorar la autoestima en adolescentes.
Leer más

Cómo tratar los trastornos del habla en niños con psicolgía

Cómo tratar los trastornos del habla en niños

Los trastornos del habla en niños son problemas que se presentan con bastante frecuencia. Si tu hijo tiene problemas a la hora de hablar puede ser por diferentes causas. Existen varios tipos de problemas del lenguaje que atañen a distintas habilidades. Estos afectan al niño a la hora de expresarse también. Diferenciamos entre: el trastorno del lenguaje expresivo, trastorno mixto del lenguaje receptivo-expresivo y trastorno de comunicación social (pragmática).
Leer más

Solucionar los problemas de pareja por dinero

Cómo solucionar los problemas de pareja por dinero

En una pareja hay una serie de problemas o causas que dan lugar a discusiones frecuentes. El dinero es una de estas causas. ¿Por qué existen problemas de pareja por dinero? Porque además de ser una causa muy importante para cubrir las necesidades básicas de nuestro día a día, para cada persona tiene un valor diferente.
Leer más

Tratamiento para los problemas psicológicos en las personas mayores

Problemas psicológicos en las personas mayores

Esta etapa es el final de la vida adulta y la entrada en la llamada “tercera edad”. Oscila alrededor de los 65 años. Esta edad viene pautada por la finalidad de la etapa productiva de una persona, es decir, la jubilación. El cambio produce una serie de problemas psicológicos en las personas mayores que hacen que se viva esta etapa con deterioro cognitivo y social, que precede a la muerte de la persona. Actualmente la esperanza de vida en Europa está alrededor de los 80 años, por lo que eso deja un margen de vida de 15 años, más o menos, durante la etapa de la vejez.
Leer más