Blog

Artículos, noticias, y curiosidades sobre psicología y desarrollo personal

Redes Sociales - Cenit Psicología Rivas

Autoestima y Redes Sociales

En la actualidad, es habitual compartir momentos que vivimos a través de las Redes Sociales, plataformas como Instagram, Facebook y Twitter son algunas de las opciones que utilizamos para esta finalidad. Publicamos fotos, vídeos, reflexiones esperando un “me gusta” a cambio. ¿Con qué objetivo?

Las redes han cambiado la forma en la que nos relacionamos a nivel social. A día de hoy, se tratan de un elemento clave para estar conectados e informados de la vida de los otros las 24 horas del día, incluso sin conocerles ni haberles visto en persona. El problema comienza en el momento en el que su uso empieza a afectarnos en nuestro
bienestar psicológico, comportamiento y autoestima.

Es curioso observar el tipo de fotografías que compartimos, siempre mostrando nuestra mejor cara, el lugar al que nos hemos ido de vacaciones o cualquier momento asociado a una emoción positiva, creamos la apariencia de vida perfecta y de tener una autoestima alta, cuando la realidad es muy diferente.

En ocasiones, hemos podido notar que nos sentimos bajos de ánimo cuando revisamos estas Redes ya que el hecho de ver multitud de imágenes de rostros perfectos, cuerpos perfectos, lugares increíbles y platos de comida que no hemos probado afecta de forma notable a nuestra autoestima. Aquí entra la comparación, resulta complicado no comparar nuestro aspecto físico, nuestra vestimenta y, en general, nuestra forma de vida con los de las modelos, actores y actrices e influencers que todos conocemos.

Todas estas imágenes nos proponen un estilo de vida y un estereotipo de belleza difícilmente alcanzable que nos marca cómo deberíamos ser y cómo deberíamos vivir. Esto nos genera sensación de malestar y un concepto negativo de nosotros mismos al ver que no encajamos en estos prototipos. Viendo las publicaciones podemos fijarnos metas poco realistas y tener expectativas que sólo van a producirnos frustración e insatisfacción, ya que no son fácilmente alcanzables y, por lo tanto, nuestra autoestima disminuye considerablemente.

Es importante en estos momentos tomar conciencia de que las formas de vida de los personajes públicos y de la gente de a pie no son comparables, ya que el nivel de ingresos y las profesiones llevadas a cabo son diferentes. Esto no implica que nuestro estilo de vida sea peor, simplemente son distintos.

La población adolescente es la más vulnerable en este sentido llegando a desarrollar cierta adicción a las redes. Habitualmente, su autoestima se configura en función del número de “me gusta” que reciben al compartir sus fotos. Este refuerzo positivo obtenido de los otros ocasiona un sentimiento de aceptación social y de éxito que tiene un impacto directo en su autoestima. Por este motivo, se produce malestar y su autovalía se pone en entredicho cuando no obtienen el número de “likes” esperado.

Como conclusión final, es importante mencionar que las redes sociales son una excelente herramienta de comunicación con los demás y esa es exactamente su función, por lo que debemos controlar y limitar su uso de forma que no lleguen a afectarnos en la idea que tenemos de nosotros mismos y en nuestro concepto de valía personal.

 

Sandra Salas. Psicóloga General Sanitaria y especialista en Mediación civil y mercantil.

Comentarios para esta entrada están cerrados.