Blog

Artículos, noticias, y curiosidades sobre psicología y desarrollo personal

la neurona que nos ayuda a pensar

La neurona de Jennifer Aniston nos ayuda a pensar

La capacidad de memoria,que nos ayuda a pensar, ha sido, y es, uno de los mayores retos de la Psicología. Cómo nuestro cerebro es capaz de crear recuerdos y luego poder acceder a ellos, así como dónde se generan las memorias, se plantea como el gran misterio del cerebro humano.

La formación de memorias nos ayuda a pensar

El neurocientífico argentino Rodrigo Quian Quiroga, a través de sus últimas investigaciones, ha revolucionado la noción que se tenía de la formación de memorias y la ubicación de la misma. A pesar de no existir un área única en el cerebro dónde se guarden las memorias, sí existe una zona del cerebro crucial para la formación de memorias, como es el hipocampo.

En esta estructura se encuentra un tipo de neuronas, llamadas de concepto, las cuales nos permitirían asociar conceptos y abstraer la relación general entre ellos, aunque olvidemos los detalles. De este modo, nos quedaríamos con la información necesaria para recordar que hemos visto tal película o que hemos ido a tal lugar con nuestro amigo.

En su investigación, Quian Quiroga y su equipo mostraron diversas fotos de distintos rostros de personajes populares y encontraron que en todos los participantes se activaba la misma neurona y de la misma manera ante la fotografía de Jennifer Aniston, la actriz de la serie norteamericana Friends.

Esta misma neurona también dispara ante el nombre escrito de la actriz o al escuchar pronunciarlo, por ello, Quian Quiroga dio en denominarla “de Jennifer Aniston”, ya que responde al concepto de dicha persona. Con otras imágenes, se descubrieron neuronas de concepto para personajes como la actriz Halle Berry o la presentadora Oprah Winfrey.

Para recordar hay que olvidar

Quian Quiroga propone que “seguramente, un físico tendrá neuronas de concepto para Albert Einstein”, pues estas neuronas de concepto disparan ante el concepto abstracto de cosas familiares para cada uno de nosotros.

Así podemos abstraer la idea general y poder recordarla en un momento posterior pues como ya dijo Jorge Luis Borges muchos años atrás en su obre Funes el memorioso: “(…) para recordar hay que olvidar. Pensar es olvidar diferencias; es generalizar, abstraer”. Y es que si no olvidásemos los detalles concretos de cada situación que vivimos, de cada lugar al que vamos o de cada persona que conocemos, nos sería imposible pensar en nada.

A. Amores

Colaborador de CENIT Psicología

Comentarios para esta entrada están cerrados.