Blog

Artículos, noticias, y curiosidades sobre psicología y desarrollo personal

Mediciación o proceso judicial - CENIT PSICOLOGÍA

¿Mediación o Proceso Judicial?

¿Qué es la mediación?

La Mediación es un procedimiento de resolución de conflictos en el que dos o más partes se encuentran inmersas en el problema y trabajan con un profesional imparcial que facilita la comunicación y ayuda a que éstos generen sus propias soluciones para llegar a un entendimiento.

Se diferencia del proceso Judicial en el que no existe un tercero que tome la decisión por las partes, éstos son los protagonistas del proceso y el objetivo es encontrar una solución válida para ambos. Esto encaja con el lema de la mediación, ganar-ganar (“win-win) que expresa la finalidad de que las personas implicadas lleguen a un acuerdo satisfactorio para todas ellas.

¿Cuáles son sus ventajas?

Como ventajas del procedimiento podemos mencionar las siguientes:
–  Mejora la comunicación entre los miembros.
–  Reduce los conflictos entre las partes.
– Da lugar a acuerdos consensuados.
– Asegura la continuidad de las relaciones porque se refuerza la confianza entre las partes y en ellas mismas.
– Reduce costos económicos y sociales.
– Reduce el tiempo necesario para la resolución de conflictos.

La mediación supone un cambio en la modalidad de resolución de conflictos, que alienta la comunicación directa de los involucrados, desarrolla las habilidades de las personas para buscar sus propias respuestas y promueve la autonomía de la voluntad y la autogestión. Este procedimiento es idóneo cuando se trata de relaciones que van a perdurar en el tiempo ya que se lleva a cabo una exploración y comprensión de la evolución del conflicto.

En el Proceso Judicial, los abogados tienen una estrategia puramente legal, que no tiene en cuenta a las partes implicadas en el conflicto. Por este motivo, las soluciones que se plantean a través de este proceso, en muchas ocasiones, no responden a los intereses y necesidades de las partes, lo que produce que éstas se sientan insatisfechas.

Este proceso tiene un elevado coste. Es importante tener en cuenta que se pagarán los gastos del procedimiento, los honorarios de los profesionales que se requieran (abogado, procurador, etc), lo que encarece los costes. En mediación, sólo se abonan los honorarios del mediador, que se establecerán en función del número de sesiones que se necesiten, por lo tanto, supone una ganancia a nivel económico.

La duración de ambos procedimientos es también diferente. Por un lado, el proceso judicial emplea mucho más tiempo ya en él intervienen más personas. La duración puede extenderse de meses a años. Sin embargo, la mediación evoluciona en función de la colaboración de las partes y no se demora demasiado en el tiempo al establecerse el proceso en determinadas sesiones consensuadas entre las partes y el mediador.Por último, el coste emocional es menor en la mediación ya que facilita la comunicación entre las personas y el entendimiento del conflicto. Por estos motivos, es recomendable iniciar un procedimiento de estas características en lugar de judicializar los conflictos ya que, a largo plazo, los beneficios y la satisfacción van a ser mayores.

 

Sandra Salas. Psicóloga General Sanitaria y Especialista en Mediación Civil y Mercantil.

Comentarios para esta entrada están cerrados.