Blog

Artículos, noticias, y curiosidades sobre psicología y desarrollo personal

Menopausia y sexualidad - Cenit Psicología

Menopausia y sexualidad: ¿cómo afecta a esta esfera de nuestra vida?

La menopausia constituye una etapa con multitud de cambios en la vida de las mujeres. Biológicamente, se caracteriza por la disminución de una serie de hormonas que provoca la desaparición de la ovulación, menstruación y de la capacidad de reproducción.

Sin embargo, los cambios van más allá de esto y se producen alteraciones en el físico, psicológicas y emocionales. La bajada en los niveles de estrógenos puede provocar que el deseo sexual se reduzca en gran medida en la mujer, al mismo tiempo que puede disminuir la lubricación vaginal.

Aumenta, por este motivo, la dificultad para la excitación y se puede producir cierta pérdida de sensibilidad, además de reducirse el interés sexual.

¿Cuáles son los síntomas emocionales?

Podemos mencionar en este apartado algunos de ellos:

– Cambios de humor e inestabilidad emocional.
– Síntomas depresivos como tristeza, apatía, cansancio…
– Dificultades de concentración.
– Síntomas de ansiedad.
– Irritabilidad.
– Baja autoestima.
– La disminución del deseo sexual, tal y como hemos explicado previamente.

Se puede apreciar que esta sintomatología es similar a la que padecemos en un proceso de duelo y es que, la pérdida definitiva de la capacidad reproductiva no deja de ser una pérdida que puede producir en algunas mujeress sentimientos de: impotencia, vacío, frustración y desesperanza.

Otros síntomas:

Además de los síntomas de corte más psicológico también es común que en la menopausia aparezcan:

– Dificultades en el control de la vejiga o incontinencia.
– Adelgazamiento de los huesos (osteoporosis)
– Sofocos e insomnio: suelen producirse habitualmente por las noches debido a la reducción de estrógenos, lo que afecta en gran medida al sueño.
–  Aumento de peso: en este período, se pierde masa muscular y se produce un aumento en los adipocitos. Para contrarrestar esto, es importante cuidar la dieta y los hábitos saludables como el ejercicio físico.

¿Por qué afecta a mi vida sexual?

Como hemos mencionado antes, se produce con la menopausia una bajada en los niveles de estrógenos que pueden ocasionar que el flujo sanguíneo a la vagina también se reduzca considerablemente. Todo esto puede afectar a la sensibilidad de la zona genital femenina al volverse los tejidos de la misma más finos. Otro de los resultados de la disminución del flujo sanguíneo es la afectación de la lubricación vaginal y los niveles de excitación, que también se reducen.

Las molestias durante el sexo aumentan y se dificulta el alcance del orgasmo debido a estos motivos. Al mismo tiempo, el cambio hormonal y la inestabilidad emocional pueden colaborar en la disminución de la libido.

Las circunstancias personales y el ámbito laboral pueden influir en esta situación ya que el estrés también es uno de los elementos que afectan al deseo sexual.

Si existen enfermedades físicas, consumo de tabaco o escasa actividad física en la mujer aumentan las probabilidades de experimentar la reducción de la libido.

¿Qué puedo hacer para mejorar esto?

  • Se puede recurrir a la terapia hormonal para contrarrestar los efectos. Un tratamiento médico a base de estrógenos que eleve los niveles de los mismos podría ayudar a que el deseo sexual no se viera tan afectado.
  • El uso de lubricantes también podría ser útil para facilitar las relaciones sexuales.
  • Incluir actividad física en nuestra vida cotidiana.
  • Consultar a nuestro médico para que nos informe de posibles tratamientos para
    el aumento de la libido.

 

Sandra Salas. Psicóloga General Sanitaria y Especialista en Mediación Civil y Mercantil.

¿Hablamos? Pide tu cita en CENIT Psicología

Comentarios para esta entrada están cerrados.