Blog

Artículos, noticias, y curiosidades sobre psicología y desarrollo personal

Problemas de pareja psicólogo en Rivas

¿Cómo resolver los problemas de pareja?

Los problemas de pareja se forman cuando ya la relación tiene un ambiente reacio y poco agradable. Puede ser al poco de haber conocido a la otra persona, ya que no resulta ser como esperábamos, o con el paso del tiempo, dado que se ha ido desgastando.

¿Qué son los problemas de pareja?

Cualquier pareja puede pasar por un momento de crisis. La mayoría de las veces esto ocurre sin que ninguna de las dos partes quiera, y sin que sepan cómo evitarlo y solucionarlo.

En muchas ocasiones, el amor todavía existe pero se ha perdido la magia o muchas de las cosas que unían a la pareja. Y es que en una pareja, hay dos personas, con sus anhelos, sus preocupaciones, su día a día, sus retos…

Un terapeuta especializado puede ayudaros si habéis tomado la decisión de enderezar vuestra relación. Para esto están las terapias de pareja.

Causas de los problemas de pareja

  • Dedicar demasiado tiempo al trabajo: no hay espacio para el ocio, para dedicarlo a la pareja, para compartir tareas, etc.
  • Desacuerdos diversos: por ejemplo en el ámbito de las tareas del hogar, o decisiones respecto a los hijos, las vacaciones, las relaciones con la familia.
  • Los problemas económicos o desavenencias en el manejo del dinero.
  • Diferencias en el estatus laboral.
  • Problemas de salud (físicos o mentales).
  • Falta de entendimiento o de comunicación.
  • Sentimientos de celos.
  • Problemas sexuales.
  • La infidelidad. Descubrir que nuestra pareja tiene otra relación amorosa, o un affaire, desencadena una crisis.
  • Violencia doméstica.
  • Crisis vitales.

¿Cómo podemos solucionarlo?

Una vez que se está de acuerdo en la definición del problema, hay que solucionarlo:

En primer lugar, hay que centrarse en la solución y no volver al planteamiento una y otra vez. La mejor forma de mantenerse en la solución es emplear las reglas del brainstorming o tormenta de ideas.

Las soluciones han de centrarse en definir cambios en las conductas de ambos y no solamente en la del que causa el problema. Hay una máxima que dice: “si quieres que alguien cambie, empieza cambiando tú”. El cambio de uno ha de conllevar consecuencias positivas para él, lo que implica un cambio en el otro. Un entrenamiento en asertividad puede ser una buena forma de consensuar la solución.

Sobre las soluciones alternativas que se han generado se realiza un análisis de los pros y los contras de cada una de ellas. De esa evaluación ha de derivarse un consenso en la solución del problema. Es conveniente que el acuerdo se haga por escrito, para que quede reflejado.

Es preciso hacer un seguimiento de lo pactado para evaluar si se ha logrado la solución adecuada o es preciso hacer algún ajuste para intentar solucionarlo.

¿Cómo podemos mejorar nuestra relación?

Para solucionar los problemas de pareja, en primer lugar debemos hacer la existencia más agradable a nuestra pareja, manteniendo el hábito positivo de tener pequeños detalles cariñosos todos los días. También reforzará nuestra pareja demostrar que verdaderamente nos importa y que queremos mantener viva la relación. Para ello debemos interesarnos por nuestra pareja, ayudándola en cualquier ocasión, intercambiando conductas agradables, etc.

Ambos tienen que poner de su parte para hacer un esfuerzo por reducir conflictos y discusiones, negociando lo necesario para solucionar cualquier dificultad que pueda presentarse. Mejorar nuestra confianza en la pareja.

Saber comunicar al otro lo que queremos transmitirle realmente, sin medias verdades, con sinceridad. Aprender a comunicarnos emocionalmente y ser asertivos en la medida de lo posible: comunicando lo que nos gusta, y también lo que no nos gusta.

Es importante dedicar un tiempo para estar juntos haciendo actividades agradables, y no sólo en vacaciones, compartir experiencias a menudo, hacer planes de futuro y revisar con la frecuencia necesaria el estado de la relación.

Cuando hayamos recurrido a todo esto, y no consigamos solucionarlo, siempre nos quedará la terapia de pareja. Un psicólogo especializado, nos ayudará a resolver los problemas. La visión de una tercera persona ajena a la relación vendrá bien para modificar aspectos de la pareja.

¿En qué momento acudir a terapia?

Cuando la relación comienza a deteriorarse, y por mucho que se intenta no se llega a una solución satisfactoria, es cuando se comienza a plantear acudir a terapia de pareja. Ir a un profesional suele aportar un punto de vista objetivo y ajeno a la pareja. Proporciona nuevos puntos de vista para solucionar los problemas de pareja.

Para que la terapia de pareja sea satisfactoria es necesario que ambos miembros pongan todo de su parte. Si las dos personas no colaboran ni ponen de su parte, llegar a una solución será muy complicado. Y es que la terapia de pareja habitualmente es cosa de dos.

¿Qué es la terapia de pareja?

Las personas aceptan nuestra intervención como un modo de mejorar la relación a través de fomentar estrategias de comunicación y relación.

En CENIT abordaremos los conflictos que han llevado a la pareja a una situación de crisis, proporcionando un espacio neutral donde cada parte podrá exponer su visión de la situación, escucha la opinión de su pareja y, en resumen, abordar dichos conflictos dentro de un clima de moderación, escucha, comprensión y voluntad por superar los obstáculos de una forma constructiva.

El psicólogo o consejero matrimonial es un profesional objetivo que actúa como mediador y que desde fuera puede ver cosas que los miembros de la pareja no alcanzan a ver. El terapeuta de pareja actúa señalando a los miembros de la pareja las dinámicas que están actuando en sus conflictos de pareja, lo que pueden mejorar y qué pueden hacer para resolver sus problemas.

Cuatro claves para mantener la estabilidad en la pareja

1. Hablar de los problemas que suceden en el momento en que se presentan, sin dejarlos pasar. Todo esto sin herirse ni tomar actitudes negativas contra el otro (culpa, amenazas, recriminación, etc.).
2. Una vez que los problemas han sido solucionados se establecen reglas. El fin de esto es evitar que se vuelvan a presentar, de esta manera no se guardan resentimientos.
3. Negociar los problemas entre la pareja, sin incluir a nadie más salvo que se trate de un especialista.
4. Ante todo y sin importar la clase, razón o tamaño del problema se respetan mutuamente y no olvidan que se aman.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *