Etiqueta: no puedo dejar de fumar

Dejar de fumar no es tan difícil - Cénit Psicología Rivas

Dejar de fumar no es tan difícil

Dejar de fumar, no es tarea sencilla. En este artículo, hablamos de los aspectos pueden ayudarte a dejarlo.

Hoy en día, es un clásico ver a la gente fumar, e incluso, hay gente a quien le resulta atractivo el gesto, por eso hemos aprendido a convivir con esta droga, que genera tanta adicción. Ésta se demuestra por la necesidad de fumar y el autoengaño (»no lo dejo porque me gusta.»)

Para dejar de fumar, lo primero que debemos hacer es tener conciencia de que hay un problema y la sociedad este punto lo complica, dado que aproximadamente un 27% de la población residente en España, se declara fumadora.

Uno de los factores que hay que tener en cuenta es la edad de inicio de consumo. Normalmente, es habitual empezar a fumar en la adolescencia (etapa rebelde, instituto, presión social…) y eso a la larga, hace más difícil dejar de fumar.

Hay que tener en cuenta, que casi nunca se consigue dejar de fumar la primera vez que decidimos dejarlo. Hay muchas veces en las que son necesarios varios intentos, donde tendremos éxito y fracaso.

¿Qué puedo hacer para dejar de fumar?

  • Busca el momento oportuno: Tienes que estar convencido de que quieres dejarlo. Si dudas, acabarás fumando de nuevo. Las ganas de querer dejar el tabaco a un lado, tienen que ser superiores a las de fumar. Por eso, se aconseja hacerlo en un »buen momento» y no cuando estás travesando un mal momento o estás desanimado.
  • ¡Hazlo a tu manera!: Hay personas que consiguen dejar de fumar de golpe y otros en cambio, se ven en la obligación de hacerlo poco a poco. Un buen aliado para conseguirlo son las actividades que te mantienen distraído y concentrado. Lo ideal es ir eliminando los cigarros más fáciles de eliminar y dejar los imprescindibles. Cuando ya no estés en un momento de ansiedad por el cambio, será el momento de ir eliminando todos esos cigarrillos imprescindibles.
  • No sustituyas una adicción por otra: Muchas personas que dejan de fumar, se vuelven adictos a otras. Este hecho, provoca malestar consigo mismo, ya que se suele subir de peso y por eso mismo, mucha gente prefiere volver a fumar para no seguir cogiendo algunos kilitos de más.
  • Pide ayuda: Si crees que solo no puedes dejarlo, debes saber que existen numerosas terapias que pueden resultar eficaces para que estés concienciado del cambio, además de la necesidad de encontrar el momento oportuno para ello.