Velázquez 12 (Rivas). Abierto de lunes a viernes de 10 a 14h  y de 17 a 21h. Sábados de 10 a 14h | 91 485 38 42

¿Conoces el Síndrome de Münchausen?

El Síndrome de Münchausen es un tipo de trastorno facticio, consistente en la provocación de síntomas, físicos o psicológicos, con el objetivo de ser explorado médicamente y atendido por el sistema sanitario.

El Síndrome de Münchausen por poderes es una modalidad del anterior, en la que se provocan estos síntomas sobre terceras personas, frecuentemente sobre los propios hijos, entrando dentro de la esfera del maltrato infantil. Resultan en intervenciones hospitalarias y tratamientos abusivos innecesarios del menor.

Todavía es muy escasa la investigación sobre este tema en base a la cual establecer conclusiones unánimes. Sin embargo, hay algunas cuestiones comunes a los casos de Münchausen por poderes.

Suele ser ejercido por la figura de la madre, más frecuentemente que por el padre, aunque existen casos. La edad del niño/a oscila desde el mes de vida hasta los 14-15 años.

Los síntomas provocados en el menor suelen ser quemaduras, vómitos, náuseas, intoxicación (por sal, magnesio, Lorazepam, Tanquimazin, etc.), convulsiones inventadas por el adulto, las cuales resultan en tratamientos farmacológicos antiepilépticos.

Parece que se debe a una necesidad de atención y sentimiento de competencia por parte del progenitor maltratante. El cuidado que ejerce sobre el hijo en el hospital es más de tipo profesional, que de tipo afectivo. No suele mostrar interés por el diagnóstico ni el pronóstico del menor.

En su historia vital, se pueden encontrar casos de alcoholismo por parte de sus padres, abuso sexual o conflictos familiares. En muchas ocasiones, son personas con Síndrome de Münchausen sobre ellos mismos, con problemas conyugales, rechazo del embarazo o del niño, separación neonatal temporal, etc. Pueden verse algunas alteraciones psicológicas, como el Trastorno histriónico de la personalidad, trastorno facticio, episodios depresivos o intentos de suicidio.

Las principales consecuencias sobre el menor son hospitalizaciones y tratamientos médicos excesivos, desarrollo de problemas de apego a las figuras de referencia, necesidad de hiperprotección, manifestación de conductas agresivas y desarrollo de Síndrome de Münchausen en ellos mismos, con alta probabilidad de ejercerlo posteriormente sobre sus propios hijos.

Requiere de una evaluación médica, psicológica y forense. En primer lugar debe esclarecerse si los síntomas son fruto de una enfermedad real o no.

 

A. Amores

¿Hablamos?

Reserva una cita de orientación. Es gratis y sin compromiso.

Acércate

Estamos muy cerca. Frente al Metro Rivas Futura (a pie de calle)

Suscríbete

Únete a nuestra newsletter para recibir artículos interesantes sobre psicología y desarrollo personal.