Velázquez 12 (Rivas). Abierto de lunes a viernes de 10 a 14h  y de 17 a 21h. Sábados de 10 a 14h | 91 485 38 42

Maltratar a los hijos sin querer es más común de lo que pensamos

Una forma muy común de maltratar a los hijos es el Síndrome de Alienación Parental (SAP). Hace referencia a la situación en que un progenitor manipula a su hijo con el objetivo de generar rechazo hacia la figura del otro progenitor. Suele verse en situaciones muy conflictivas de separación y divorcio.

La mayoría de las veces, esta manipulación es ejercida sobre el niño de manera inconsciente, sin caer en la cuenta de que está generando sufrimiento, ansiedad y tensión psicológica en su hijo.

El progenitor que aliena suele sentirse fuertemente traicionado durante el divorcio y emplea al hijo o hijos como figuras de gratificación. Suele tener mucho miedo al abandono y algunos rasgos de personalidad narcisista. No es consciente de que está generando perjuicio y rechazo en su hijo hacia la otra figura parental.

El progenitor alienado suele ser quien abandona el hogar. Esto le puede generar sentimientos de frustración e indefensión aprendida, por lo que suelen ser frecuentes posturas de resignación y depresión.

En el niño, frecuentemente de edad entre los 7 y 13 años, se acaba crenado una imagen negativa del progenitor alienado, olvida por completo cómo era realmente y desarrolla una necesidad de hiperprotección por parte del progenitor alienante.

La forma de maltratar puede manifestarse de diversas maneras. La seducción, que consiste en comprar el cariño del niño y demostrarle que es mejor que el otro progenitor en base a regalos, viajes, etc. El chantaje emocional, amenazando con el suicidio y victimizándose. Los insultos y descalificaciones en temas de dinero, llamadas telefónicas, culpabilizar delante del niño al otro progenitor de la ruptura familiar, etc. La complicidad, haciendo al niño partícipe de los trámites legales del divorcio. También suelen ser frecuentes las denuncias falsas de malos tratos contra el padre alienado.

Las consecuencias más graves de esta forma de maltratar a los hijos mediante esta alienación parental, es la ruptura completa del vínculo con el progenitor alienado por parte del niño. Vivirá las situaciones de desplazamiento con ansiedad y miedo; acaba desarrollando un comportamiento diferente según esté con su padre o madre. No aprenderá a ser asertivo y estará permanentemente preocupado por buscar la aprobación de todos, desarrollando ansiedad, baja autoestima, tensión, miedo al rechazo y ansiedad por separación, poca tolerancia a la frustración y problemas en el control de la agresividad.

El SAP es un tipo de maltrato psicológico o emocional infantil y atenta contra el bienestar y los derechos del menor.

A. Amores

Colaborador de CENIT Psicología

¿Hablamos?

Reserva una cita de orientación. Es gratis y sin compromiso.

Acércate

Estamos muy cerca. Frente al Metro Rivas Futura (a pie de calle)

Suscríbete

Únete a nuestra newsletter para recibir artículos interesantes sobre psicología y desarrollo personal.