Velázquez 12 (Rivas). Abierto de lunes a viernes de 10 a 14h  y de 17 a 21h. Sábados de 10 a 14h | 91 485 38 42

Mi hijo y su primer móvil

edad-movil--644x362Las nuevas generaciones van ganando terreno con respecto a las anteriores, son más precoces y en muchos casos, llegan a superar en conocimientos y habilidades a su generación anterior; un ejemplo concreto de esto es lo referente a las nuevas tecnologías. No es infrecuente que, en este tema, sean los padres los que pregunten a los hijos, y éstos los que enseñen a aquéllos.

Una tesitura frecuente a este respecto es el momento en que nuestro hijo nos plantea, o nosotros nos ponemos por primera vez ante la duda, que quiere (o necesita, como nos lo venderán para convencernos antes) un teléfono móvil. ¿Qué momento es el idóneo para su primer teléfono? ¿Hay alguna edad concreta? ¿Cómo sabemos que le dará un uso fructífero?

Nuestros hijos son nativos digitales, el uso de estos medios es algo característico del momento que les ha tocado vivir; es por ello que los expertos no recomiendan aislar a los menores del acceso a Internet, por ejemplo, siempre que sepamos que lo está empleando de un modo adecuado.

Entonces… ¿cómo sé cuándo debo comprarle un teléfono móvil propio?

La respuesta la encontramos en la responsabilidad y madurez de nuestro hijo/a. Cada niño es diferente en lo que a madurez se refiere, aunque la edad «cronológica» sea la misma. Cuando un preadolescente de entre 10 y 12 años plantea a sus padres la necesidad de un teléfono móvil seguramente sea porque sus amigos ya disponen de uno, si bien sabremos si es el momento adecuado si, por ejemplo, ha desarrollado hábitos saludables, es responsable con sus estudios, si sabe establecer relaciones sanas con sus amigos y mayores, etc.

También es importante tener en cuenta la situación de nuestro hijo o hija; esto es: ¿tiene que pasar tiempo fuera? ¿El colegio está lejos de casa y no podemos ser nosotros quienes le llevemos o recojamos? Realmente, en esencia (para nosotros como padres), un móvil nos permite contactar con nuestro hijo o hija de un modo más sencillo; pero no debemos olvidar que hoy en día un teléfono móvil no se limita a la función de llamar. Todos los terminales vienen ya con acceso a Internet y un sinfín de aplicaciones. Es por ello que debemos dar prioridad al grado de responsabilidad y madurez de nuestro hijo frente a su edad, ya que será en ellas en quienes debamos confiar el uso correcto que deseamos que nuestro hija/a haga de su teléfono móvil.

Aprender a poner límites. Es necesario que desde casa eduquemos a nuestros hijos en el uso correcto de las nuevas tecnologías y a no abusar de ellas. Algunas técnicas utilizadas en el hogar pueden ser: enseñar a nuestro hijo que el móvil no se tiene cerca durante las horas de estudio, dejar los móviles fuera del alcance en los momentos de reunión familiar (como las comidas o cenas), o que hay una hora límite para usar el móvil antes de irse a la cama.

Desde casa, de manera indirecta y sirviendo como ejemplo, debemos ir enseñando el uso responsable de las nuevas tecnologías, de modo que podamos ver en nuestro hijo si tiene la madurez y responsabilidad necesarias para tener móvil propio en el momento en que nos lo pide

¿Hablamos?

Reserva una cita de orientación. Es gratis y sin compromiso.

Acércate

Estamos muy cerca. Frente al Metro Rivas Futura (a pie de calle)

Suscríbete

Únete a nuestra newsletter para recibir artículos interesantes sobre psicología y desarrollo personal.