Velázquez 12 (Rivas). Abierto de lunes a viernes de 10 a 14h  y de 17 a 21h. Sábados de 10 a 14h | 91 485 38 42

PERSONALIDAD NARCISISTA DE PATRICK BATEMAN

Allen me ha confundido con ese idiota de Marcus Halberstram. Parece lógico porque Marcus también trabaja en P&P y hace exactamente lo mismo que yo. También le gustan los trajes de Valentino y las gafas de Oliver People. Incluso vamos al mismo peluquero, aunque mi corte es ligeramente mejor.

(Christian Bale, American Psycho)

Tal y como nos indica M. Harron en la sinopsis de su película, para Patrick Bateman “tiene más sentido la ropa que la piel”. Desde la primera palabra que emite el personaje al comienzo del film, hasta que muestra su manera de comportarse, de pensar y de relacionarse con los demás, podemos ver que el sentimiento de grandiosidad que tiene sobre sí mismo sobrepasa los límites que consideraríamos, como espectadores, normales. Ese exceso en su forma de ser es el que nos hace sospechar de la personalidad de Patrick Bateman. A medida que vemos cómo es su vida (ordenada y pulcra), su falta de empatía, su necesidad de ser continuamente admirado por otros y, en fin, lo encantado que está de conocerse a sí mismo, entendemos que Patrick es un narcisista patológico.

Bateman vive rodeado de un aura de lujo, brillantez, pulcritud y auto-exigencia perfeccionista. La rutina matutina diaria que nos explica nada más comenzar la película demuestra lo enamorado que está de su reflejo en el espejo. Incluso, llega a definirse como “una abstracción”, como un concepto, un deseo y no sólo un ser humano capaz de equivocarse. Para Patrick Bateman, Patrick Bateman supera lo mundanal, es un privilegio que el mismo concede a aquellos con los que se relaciona.

Su arrogancia, su actitud de superioridad y su falta de interés por los deseos de los demás, le permite explotar las relaciones interpersonales, aprovecharse de aquello que le pueden aportar los otros al máximo, siguiendo sus propios fines. En ningún momento esto le despierta culpa o remordimientos, porque para Patrick Bateman, el mero hecho de estar hablando con otros es ya un regalo que les hace. Un ejemplo muy claro de esta característica lo podemos encontrar cuando Bateman llama a su casa a chicas de compañía. Satisface sus deseos, crea un escenario artificial donde él es la estrella.

Algunos coinciden en encontrar en Patrick Bateman rasgos antisociales de la personalidad e, incluso, obsesivos-compulsivos (para muestra, la escena en que Bateman coloca perfectamente los cuchillos en el cajón). Sin embargo, parece que tiene de fondo su auto-concepto divino y todo lo que hace es para crear ese escenario de perfección en el que alguien como él debe estar.

 

– Eres inhumano

– No. Estoy en contacto con la humanidad

 

A. Amores

Colaborador de CENIT Psicología

¿Hablamos?

Reserva una cita de orientación. Es gratis y sin compromiso.

Acércate

Estamos muy cerca. Frente al Metro Rivas Futura (a pie de calle)

Suscríbete

Únete a nuestra newsletter para recibir artículos interesantes sobre psicología y desarrollo personal.