Velázquez 12 (Rivas). Abierto de lunes a viernes de 10 a 14h  y de 17 a 21h. Sábados de 10 a 14h | 91 485 38 42

¿Qué es defender la Igualdad de Género?

Parece que hoy no se puede desarrollar una conversación que contenga la palabra mujer u hombre sin que estén al acecho graves peleas ideológica y socio-políticas. ¿Sabemos defender la igualdad de género? ¿Sabemos hablar de ello?

Aunque de obvio resulte absurdo explicarlo, la defensa de la igualdad de género se basa en la creencia de que hombres y mujeres deben tener las mismas oportunidades en cualquier ámbito de sus vidas. Esto incluye el acceso a los recursos, posibilidades de promoción laboral, reconocimiento político, libertad de decisión social y posibilidad de conciliación de la vida laboral y familiar con las mismas facilidades.

Evolución de la igualdad de género

Tradicionalmente, la cultura machista se ha mantenido sobre un pensamiento dicotómico según el cual el mundo se dividía en dos espacios: el público, de los negocios, reservado para los hombres; y el privado, del hogar y la familia, destinado a las mujeres. En base a ello, durante mucho tiempo se ha defendido la creencia de que la mujer es mejor que el hombre para el cuidado de los hijos “por naturaleza”.

Hoy, podemos afirmar, con evidencia que nos respalde, que no existe diferencia natural entre hombres y mujeres de cara al cuidado de los niños. De lo contrario, ello significaría que es responsabilidad de ellas el cuidado de éstos, volviendo al sistema social que predominó en nuestro país años atrás.

Desigualdad laboral

Nos parece imposible este retroceso, pero la realidad es que, rodeado de un discurso de pseudo-igualdad, todavía hoy se siguen ejerciendo comportamientos que ponen barreras a esa necesaria igualdad de oportunidades. Un caso muy ilustrativo lo suponen aquellas entrevistas de trabajo en las que se pregunta a la mujer por sus intenciones de ser madre. ¿A un hombre en el trabajo se le pregunta si va a ser padre con la misma frecuencia?
La única diferencia entre una y otro para hacer esa pregunta es su género y sigue obligando a la mujer a tener que elegir entre tener hijos o incorporarse al mundo laboral. Este ejemplo machista tiene su contrapartida en los casos donde se defiende que, tras un divorcio, la custodia deba ser automática y legalmente para la madre, pues no se estaría permitiendo a un hombre ejercer su derecho de atender y participar en el desarrollo de su hijo/a.

Defender la igualdad de género es demostrar que hombres y mujeres son iguales a pesar de que durante años no se hayan defendido sus derechos de manera equitativa. Es, de una vez por todas, desterrar de nuestro vocabulario las frases hechas del estilo: “mujer tenías que ser”, “todos los hombres sois iguales” o cualquier generalización sexista, que son distorsiones cognitivas y por tanto, irreales.
Esta sería la forma de educar a los niños de hoy para que sean los adultos que den el cambio al mañana; pues dado que la mejor manera de educar es predicar con el ejemplo, defendamos la igualdad de hombres y mujeres sin recurrir a estigmatizaciones del sexo contrario.

Un hombre que defiende sus derechos, no es machista. Una mujer que defiende los suyos, no es agresiva.

A. Amores

Colaborador de CENIT Psicología

¿Hablamos?

Reserva una cita de orientación. Es gratis y sin compromiso.

Acércate

Estamos muy cerca. Frente al Metro Rivas Futura (a pie de calle)

Suscríbete

Únete a nuestra newsletter para recibir artículos interesantes sobre psicología y desarrollo personal.